Turbulencia en el PJ: Bassi disparó munición gruesa en la llegada de Daniel Arroyo a Corrientes

Política - 20/11/2019

Lejos de calmarse las aguas partidarias para arribar a las costas tranquilas de una proclamada unidad, el Partido Justicialista de Corrientes empieza a sufrir fuertes sacudones en sus bases que despiertan un final impredecible presentando varias aristas turbulentas.


Al fuerte repudio que recibió la presencia de Carlos Mauricio Espínola en medio de la mesa chica encabezada en Paso de los Libres por el futuro ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo; se sumaron municiones gruesas disparadas contra esta actitud de Camau erigido como ‘abanderado’ de la presentación del programa “Argentina contra el Hambre”, habiendo sido él quien acompañó con su mano alzada la aprobación de las políticas de ajuste de Macri, desde el Congreso de la Nación.

 


Uno de esos mosqueteros de la resistencia es el dirigente goyano Rubén Bassi, quien cargó metrallas varias veces para publicarse en contra de este “retorno” al seno de un ahora convulsionado PJ Corrientes. Bassi no solo no fue a Paso de los Libres, sino que –sin nombrarlo- hizo tiro al blanco de manera artera sobre quien fuera varias veces perdidoso candidato a gobernador: Camau Espínola. A quién no puso reparos en tildar de “traidor”.


En una galería de publicaciones en redes sociales, con letras de molde Bassi planteó: “No es solo culpa del chancho. También de los que les dan de comer. Es con todos. ¿Hasta con los que votaron leyes en contra del pueblo?” Más claro imposible.


A tono con esto, a varias horas del “retorno triunfal” de Espínola, sin ponerse colorado Camau por sus actitudes pendulares en la política, numerosos militantes del partido que lleva el legendario Sello junto al Número 2 y las imágenes de Perón y Evita se preguntan “Si no es solo culpa del chancho ¿de quién entonces es la culpa?”. Mirando automáticamente hacia las puertas de la Intervención que encabeza Julio René Sotelo, buscando seguramente alguna mínima respuesta.

 


Sin enfriarse las heridas de esta situación sucedida en Paso de los Libres, cayó otro baldazo de Bassi, sentenciando: “Cuenten conmigo para organizar la resistencia a los traidores en toda la Provincia ¡Viva Perón!”.


Para rematar enfatizó que “No voy a Libres. Agradezco la invitación. Donde esté presente quién voto a favor de los fondos buitres”.


“En contra de los jubilados y veteranos de Malvinas”.


“A favor de los allanamientos a Cristina”.


“No voy a estar, es mi humilde manera de repudiarlo (sin nombrarlo)”. Demostrando el dirigente goyano, un buen ejercicio de memoria para recordarle “a los compañeros”, algunas actitudes del senador Camau Espínola, aparentemente olvidadas por los referentes de la primera línea del pejota correntino.


“Muchas gracias por poner en público los que muchos y muchas dijeron en privado. Esto hace que uno valore el liderazgo que tenés en el peronismo. Sabes cuantos y cuantas llamaron para apoyar en privado. Por esto valoro más”, referenció Rubén Bassi, como uno de los faros ‘alfa’ con muchos seguidores en el principal distrito electoral que tiene el interior provincial.

 


Ahora, por fuera de la pública postura muy evidente del ex senador provincial goyano, está muy claro que el Partido Justicialista correntino está fuertemente atomizado, altamente fragmentado. No se remite únicamente a un repudio generalizado sobre la actitud caraduril de Camau Espínola, justificando sus medallas deportivas donde siempre supo aprovechar para dónde iba el viento; sino que las ondas de la implosión partidaria le demuestran a la fallida delegación del chaqueño Julio René Sotelo que su misión fracasa abiertamente. No con una sino con varias internas que se le dispararon y afectan directamente a la propia figura del interventor.


Es nítida la frustración y pérdida de autoridad, parándose de manera parcializa al lado de un sector que, encima, no dudo en traicionar y pronunciarse abiertamente en contra de los postulados del justicialismo.


La desorientación le llega no solo a Sotelo, sino a todos y cada uno de los “compañeros” bien nacidos de la provincia, que observan impotentes como el querido Pejota, se divide en camausismo, fabianismo, pruyismo, cooperativismo, camporismo, ex unidad correntina, grupo Iberá, etc., yéndose cada uno por su lado, llevándose jirones de un glorioso partido que no es gobierno hace más de 45 años en la provincia y que, como primera opción para 2020, tendrá que “unirse”. Pero tomando otro camino que hoy el delegado normalizador no sabe o no quiere encontrar, mucho menos caminando sobre las espinas de las traiciones.