Corrientes

Esquina: trabajadores depedidos de una textil, conformaron una cooperativa

Política - 22/09/2019

Con una moto que les donaron y lo recaudado en una rifa, compraron un vehículo para buscar los residuos inorgánicos que luego venden a empresas entrerrianas.

 

También fabrican cestos para la Comuna, quien les otorgó un terreno. Necesitan recursos para comprar más herramientas.Nada fue igual después de aquella jornada de mayo de 2018 cuando recibieron la noticia de que ya no seguirían trabajando más en la textil de Esquina.

 

A partir de ese momento, 43 trabajadores, comenzaron a transitar un complejo camino para poder “seguir llevando el pan a sus hogares”. Con ese objetivo, un grupo de ellos resolvió conformar una cooperativa a la que llamaron “247”, en referencia al artículo de la Ley de Trabajo de la Nación que le permitió a la empresa abonarles sólo el 65% de la indemnización.

 

Por estos días sobreviven con lo que logran recaudar de la venta de los residuos inorgánicos que juntan y varios de ellos, en paralelo, realizan changas.

 


A excepción de algunos domingos en los cuales no tienen nada para recolectar,  trabajan de lunes a lunes. Nunca dejaron de trabajar, pero a diferencia de años anteriores, ahora ya no lo hacen dentro de las instalaciones de una textil, sino recorriendo casas o comercios que les brindan cartones, vidrios, latas y plásticos. Su otro lugar de trabajo es un terreno que fue otorgado a préstamo por parte de un integrante de la cooperativa.

 

  “Ahí hicimos un galpón de 15 metros de largo por ocho de ancho, más que nada para guardar el cartón y evitar así que se moje en caso que llueva”, contaron desde la cooperativa 247.

 


A ese predio los residuos  llegan porque “nos traen vecinos que siempre están colaborando” o bien porque “nosotros vamos a buscarlos”, comentaron. Tras lo cual indicaron que “por ejemplo, contamos con el aporte de los supermercados que nos dan más que nada cartones y plásticos. Ya tenemos días establecidos para esos casos. Pero además, hay particulares que nos mandan un mensaje de whatsapp para que vayamos a buscar”.

 


Este tipo de colaboraciones no sólo los ayuda en la recolección, sino que además les permite optimizar el uso del combustible. Considerando que el rodado con el que hacen los traslados requiere combustible. Un factor que incide en los costos porque cada litro de gasoil cuesta $47. Monto que multiplicado por la cantidad que necesitan por semana, reduce la cantidad de recursos que obtienen cada vez que comercializan residuos inorgánicos.

 

A pulmón

 

Cada factor es importante para el grupo de trabajadores que mediante la venta de una rifa y la donación de una moto por parte de uno de los miembros de la cooperativa lograron comprar varias herramientas y un rodado para realizar el traslado. “No es vehículo mediano y por supuesto que es usado, pero nos sirve para traer los residuos hasta el predio”, acotaron.

 


Hasta ahora todo lo que juntan lo venden a empresas de Paraná y ahora también a una de Santa Elena (Entre Ríos). Lo que comercializan, por lo general los viernes, no representa una suma considerable. “Y las ventas de un mayor volumen las estamos haciendo cada dos meses aproximadamente”, estimaron desde la cooperativa.

 


“Como los ingresos por ahora son bastante escasos, a veces algunos no vienen durante varios días o una semana porque consiguen alguna changa. Y no tenemos inconvenientes con eso porque sabemos que los ingresos que tenemos ahora en la cooperativa no te permiten cubrir las necesidades básicas de una familia”, plantearon desde el grupo de trabajadores.

 

Aporte

 

Además de la comercialización de los residuos inorgánicos, la cooperativa también reciben apoyo de la Municipalidad. “Ellos, dentro de sus posibilidades nos brindan su aporte. Por ejemplo, nos encargan a nosotros la fabricación de los cestos para residuos e inclusive nos dan la madera y los demás elementos que necesitamos para hacerlos”, señalaron.

 

Al mismo tiempo destacaron que “inclusive ahora el intendente nos cedió un terreno en el predio del parque industrial”. Un lugar al que los trabajadores definieron como “ideal” porque está fuera del casco urbano.

 


“Cuando logremos conseguir recursos para acondicionar el lugar, la idea es trasladarnos allá porque entonces nuestra actividad no genera ningún tipo de inconvenientes dentro del área poblada”, afirmaron.

 

Herramientas

 

Consultados sobre qué necesitan para poder hacer sustentable a la cooperativa, manifestaron que “necesitamos conseguir nuestra personería jurídica porque eso nos permitiría gestionar créditos -por ejemplo- para poder comprar más herramientas y mejorar nuestra productividad”.

 

En este contexto, subrayaron que “si el Estado pudiera ayudarnos a comprar algunos elementos más, creemos que las cosas mejorarían”. Una prensa, una trituradora de plástico y una cinta transportadora serían parte de esa lista de los trabajadores que anhelan, en un futuro, ejecutar un proyecto de reciclado.

 


“No es fácil, pero no bajamos los brazos, seguimos apostando al trabajo y confiando en que lograremos salir adelante”, concluyeron los ex empleados textiles que ahora integran la cooperativa 247. El Litoral.