Otra provocación

El presidente de Filipinas llama a matar a los obispos católicos porque son inútiles

Info General - 07/12/2018

Rodrigo Duterte reavivó su guerra contra la jerarquía católica. Dijo que “no sirven para nada” y  que el 90% de los sacerdotes son homosexuales.


El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, volvió a causar revuelo con duras declaraciones contra la Iglesia católica. Fiel a su estilo provocador y sin filtros, ahora afirmó que los obispos "son inútiles" y animó a matarlos, en un país donde el 85% de la población profesa el catolicismo.

 

"Vuestros obispos, mátenlos. Esos bastardos no sirven para nada. Lo único que hacen es criticar", aseguró el mandatario el miércoles a la noche en un discurso en Manila, cuya transcripción fue difundida el jueves por la oficina presidencial.


En un acto posterior, el presidente señaló que la Iglesia católica es la institución "más hipócrita del mundo" y aseguró que el 90% de sus sacerdotes son gays.

 

La Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas ha rehusado responder a los comentarios de Duterte: "No queremos añadir más leña al fuego. Cualquier comentario solo exageraría el asunto", indicó en un comunicado un portavoz de la conferencia episcopal, Jerome Seciliano.

 

El portavoz presidencial, Salvador Panelo, salió a defender al mandatario y afirmó que las palabras de Duterte no hay que entenderlas como algo literal, sino que empleó la "hipérbole" para lograr un "efecto más dramático" en sus comentarios.


Hace sólo dos semanas, el presidente insultó de nuevo a obispos y sacerdotes católicos, con los que mantiene una cruzada verbal desde hace más de un año, al declarar a los filipinos que no deberían ir a la iglesia para "pagar a idiotas".

 

Días antes Duterte acusó al obispo de Caloocan, Pablo Virgilio David -uno de sus principales críticos- de robar para su uso particular las contribuciones que los fieles donaban al arzobispado, a lo que el prelado respondió que el mandatario no sabe lo que dice porque está "enfermo".

 

El pasado junio Duterte indignó a muchos fieles filipinos al llamar "estúpido" a Dios y mofarse de algunos dogmas del catolicismo como el pecado original.

 

Semanas después inició un diálogo con la jerarquía católica del país y acordaron una "moratoria" en el cruce de acusaciones, una tregua que el presidente ha roto de nuevo.

 

El enfrentamiento de Duterte con la Iglesia católica se remonta a febrero de 2017, cuando la Conferencia de Obispos criticó la sangrienta guerra contra las drogas y la tildó de "reino del terror", a lo que el presidente respondió llamando a los obispos "hijos de puta".


La polémica guerra contra el narcotráfico lanzada por Duterte se ha cobrado 5.000 víctimas en redadas policiales, aunque grupos de derechos humanos elevan la cifra a entre 15.000 y 20.000 asesinatos amparados en el clima de impunidad.

 

El presidente y una broma sobre la marihuana


El presidente filipino también causó revuelo este martes con otro comentario: afirmó que consumió marihuana para aguantar despierto durante la última reunión de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) en Singapur. Pero, ante la polémica que desató, luego aclaró que se trataba de una broma.

 

El mandatario se quejó de la "agotadora" agenda de las cumbres, como la de la ASEAN celebrada el mes pasado, con reuniones que iban "desde temprano en la mañana hasta la noche".

 

"Usé marihuana para mantenerme despierto", dijo Duterte, de 73 años, en un acto en Manila.

 

Durante esa cumbre varios medios publicaron que el mandatario filipino se saltó varias reuniones para ir a dormir, algo que su portavoz confirmó, aunque explicó que eran "siestas para recargar pilas".

 

Ante la polémica desatada por su comentario de la marihuana -al venir de un presidente que ha impulsado una sangrienta campaña antinarcóticos-, Duterte luego aseguró que fue una "broma".

 

"Fue una broma, por supuesto que fue una broma, pero nadie puede impedirme que tenga mi estilo", señaló el presidente, conocido por sus comentarios polémicos y poco ortodoxos, que incluyen insultos a la Iglesia católica o bromas sobre las violaciones a mujeres.

 

Al principio de su mandato, Duterte expresó su apoyo a la legalización de la marihuana medicinal, pero el pasado mayo fuentes de presidencia señalaron que había cambiado de opinión.

 

La posesión de marihuana se castiga duramente en Filipinas, con penas que contemplan la cadena perpetua y multas que ascienden a los 10 millones de pesos (190.000 dólares o 160.000 euros).

 

La polémica guerra contra las drogas se ha cobrado 5.000 víctimas en redadas policiales, aunque grupos de derechos humanos elevan la cifra a entre 15.000 y 20.000 asesinatos amparados en el clima de impunidad. Agencias


Calificá esta nota