Por Daniel Caram

Corazón que no siente

Opinión del Director - 12/04/2017

Las derivaciones del Operativo Sapucay no solo quedaron en sacudir la modorra pueblerina de Itatí.

 

Tampoco en la detención de Terán, Aquino y otros.

 

Tal fue el cimbronazo que Ricardo Colombi sigue afectado por “las esquirlas” del bombazo.

 

Y no fue gratuita ésta relación directa con el submundo narco. Es que cada vez que una fuerza federal actúa en Corrientes, vuelven a despertarse las sospechas de ciertas actitudes al menos conniventes.

 

Por caso: días pasados se secuestraron casi 700 kilos de marihuana en una casa del barrio Jardín… ¿Nunca la Policía de Corrientes observó lo que pasaba?.

 

Es lo mismo que se dice y apunta desde lo ocurrido en Itatí: ¿nunca en más de 15 años Colombi y los suyos se dieron cuenta de éste descalabro que terminó corrompiendo a una sociedad toda?

 

Desde hace un tiempo, los desconectados operativos dispuestos desde Buenos Aires por la mediática Patricia Bullrich, dejan expuestas a las autoridades correntinas que no pueden explicar o argumentar tanto silencio de años.

 

¿Complicidad?... Cuesta pensar que muchos que conducen los destinos de Corrientes desde hace bastante tiempo formen parte de una estructura delictiva tan poderosa.

 

¿Desidia?  El tiempo empieza a poner las cosas en su lugar, porque los hoy condenados socialmente por “narcos” se sentaron y acordaron con funcionarios provinciales hasta hace poco tiempo.

 

Mientras tanto, Gendarmería seguirá estableciendo su lucha contra el flagelo social más grande y doloroso que puede golpear a una sociedad. Otros… miraron y miran para un costado.

 

Ojos que no ven, corazón que no siente...