PANORAMA SEMANAL: El nuevo escenario

13/08/2017 | Editorial |

Cristina Fernández sentada en el Senado de la Nación abre necesariamente un nuevo escenario en la política nacional. La nueva composición del Congreso y la conformación de listas que hoy se define imponen una nueva lógica en la relación del Gobierno del Chaco con el de Mauricio Macri.

A partir de ahora, la gravitación del senador Miguel Pichetto, una figura aprobada por el gobernador Domingo Peppo como vocero en la Cámara Alta tendrá algo más que una sombra a la hora de encarrilar a un sector importante de la oposición.

Y lo que está en juego es la parte más difícil del mandato que deben completar Peppo por un lado, pero también el presidente Mauricio Macri en la Casa Rosada.

Es altamente improbable que el resultado de las elecciones de este domingo terminen modificando una paridad de representantes legislativos en la Cámara baja, haciendo presumir que tanto Elda Pértile, como Juan Mosqueda –por un tiempo para ser reemplazado luego por Gustavo Martínez Campos- y Aída Ayala y Alicia Terada serán consagrados diputados nacionales.

Las condiciones climáticas podrían servir de excusa para una baja en la participación que ya mostraron las elecciones provinciales. El número de votantes no despega. Las campañas ya no atraen, por eso prácticamente no existen. Por eso es tan fácil el pronóstico en esta elección en la provincia del Chaco.

En la Cámara de Diputados los electos acompañarán a Lucila Massin, Analía Rach y al radical Horacio Goicoechea. Es un giro brusco entre lo que se ha venido dando hasta ahora tomando en cuenta que en diciembre dejarán sus bancas, Sandra Mendoza, Juan Manuel Pedrini y Martínez Campos que volverá en breve.

Mosqueda se ha preocupado por aclarar que no será un candidato testimonial, sin embargo, pese a que tiene la elección asegurada no ha presentado la renuncia para asumir un cargo que va más allá del mandato que tiene como jefe comunal de Lapachito, y hasta ahora se presume que sólo conseguirá una licencia en su función como intendente.

La etapa de ajuste que prevé el gobierno nacional para la segunda mitad de su mandato ya no limitará a las tarifas, se prevén dos reformas clave: la previsional y la laboral.

La primera tropieza de frente con el sistema previsional y su financiamiento, algo que la provincia sabe luego de no transferir su caja previsional a la Nación en tiempos del menemismo. La segunda, un abierto planteo de flexibilización que el presidente quiere y viene abriendo paso con sus denuncias sobre las mafias laborales que embarran a abogados y jueces de fuero, sin distinciones.

Algunas herramientas para convencer a los opositores han sido expuestas en los días previos a la elección. El gobernador Peppo, aplicado como siempre, desautorizó a su secretario Horacio Rey, y a los diputados Hugo Ságer y Beatriz Bogado que habían denunciado una maniobra nacional para desfinanciar a la provincia en las fechas del pago de sueldo a empleados públicos, un error que asumió como propio Domingo Peppo y prometió que no se va a repetir.

El macrismo sabe cuáles son las herramientas que puede usar entonces para sus principales proyectos en la parte final de su ¿primer? Mandato. Nada saldrá sin acompañamiento opositor en el Congreso. De hecho, el propio Macri ha terminado aceptando que aun teniendo un resultado favorable a nivel nacional en las elecciones de este domingo, no alcanzará a la mayoría en ni en Diputados, ni en el Senado.

Pero no será lo único, Elisa Carrió ya definitivamente olvidada de sus raíces reclamó que los gobernadores cedan sus recursos para alimentar el proyecto del PRO en territorio bonaerense donde la gobernadora María Eugenia Vidal tiene en mente hacerse de un presupuesto extra –más de 500 mil millones (diez veces el presupuesto del Chaco) a costa de los recursos que hoy perciben el resto de las provincias, con el denominado Fondo del Conurbano.

Nada de todo esto podrá salir sin la sanción de leyes en el Congreso, que eran posibles con un perfil endurecido de la oposición, mucho más ahora en el que la Casa Rosada tuvo injerencia para definir las principales listas opositoras en prácticamente todas las provincias.

Sin embargo, la presencia de Cristina Fernández en el Senado abriría otro debate. Fue la propia ex presidente la que definió a los diputados y senadores que se dieron vuelta como que “no estuvieron a la altura de las circunstancias”. Prefirió no llamarlos traidores, pero si esto ocurre estando afuera, ¿cómo será ahora sentada en una banca?

Es claro que no será lo mismo si gana la elección que si ingresa a la Cámara alta por la minoría derrotada. Pero también es una realidad que difícilmente vaya a ocupar un escaño sólo para escaparle al arrinconamiento judicial que día a día se va haciendo cada vez más duro.

Cada cual atenderá su juego. Sentarse allí sólo por los fueros arriesga a transformarse en otro Carlos Menem y el acoso al diputado Julio De Vido será prácticamente un juego de niños comparado con lo que le espera a la ex presidente.

Irremediablemente Cristina –tendrá que ganar primero- y luego ir por más. Jorge Asís, advirtió esta semana la “enorme solidaridad” que despiertan los vencedores. Los legisladores nacionales del Chaco por la oposición no encontrarán un sostén muy sólido para caminar por el medio, además de que allí ya está el massismo.

La derrota, a su vez, colocaría al gobierno nacional, en la necesidad de revisar su durísimo plan de ajuste. En la lógica de Carrió “Cristina puede ganar las PASO pero va a perder en octubre”, pero si la ex presidente consiguiera imponerse en octubre, Macri tendrá que derrotarla en 2019, y para hacerlo tendrá que convencer a su sector del lado de la grieta que cada día profundiza más y a una porción que en estas legislativas volvió a acomodarse al lado de Cristina.

Es un todo o nada que podría arrastrar al propio Domingo Peppo y su íntimo deseo de tener un mandato más y no ser el Nikisch del peronismo, que probó el poder sólo un mandato, aunque el actual gobernador no tiene las limitaciones legales que tuvo el radical de Tres Isletas.

Por el contrario, terminaría transformándose en una víctima de sí mismo una carta que no podrá jugar en 2019, porque antes de encomendarle el gobierno a un buen alumno del macrismo, lo ideal sería tener en se lugar a un macrista original, un trabajo que los radicales creen que hacen mejor. 

Calificá esta nota


¿Quién es el responsable de la derrota del Frente Chaco Merece Más?